Natividad Llanquileo, la mujer aguerrida que no cree en el amor


Foto: Gentileza Natividad LlanquileoFoto: Gentileza Natividad Llanquileo 

do portal Terra

Con 26 años, Natividad Llanquileo, se convirtió en la vocera de los comuneros mapuches en huelga de hambre que fueron condenados por la justicia, uno de ellos es su hermano Ramón, con el que vivió en la comunidad de Tirúa hasta los 14 años porque después se tuvo que ir interna a un liceo técnico.

Cuando terminó la enseñanza media se vino a Santiago para hacer su práctica profesional, luego se puso a trabajar como nana, pero como no tuvo una buena experiencia, decidió estudiar Derecho en la Universidad Bolivariana donde actualmente cursa el quinto año.

Soltera y sin hijos, Natividad, es la penúltima de seis hijos, dos hombres y cuatro mujeres, del matrimonio compuesto por Juan Luis Llanquileo y Emilia Pilquimán. Su padre, un campesino que se desempeñó como trabajador forestal murió hace tres años de un ataque cardiaco, mientras que su madre se gana la vida como artesana.

¿Cómo llegaste a ser la vocera de los comuneros mapuches?

Yo lo había conversado con ellos antes de comenzar la huelga, pero fue una idea que quedó en el aire porque yo había estado muchos años fuera de la comunidad, pero siempre me mantuve alerta a lo que estaba pasando. No sé porque ellos decidieron que yo fuera, pero también pasa porque soy hermana de uno de los comuneros en huelga.

¿Hasta qué edad viviste en la comunidad?

Viví hasta los 14 años en la comunidad y luego me trasladé a un internado a estudiar. Después de terminar el liceo me vine a Santiago, trabajé un año en mi práctica de técnico en administración y después me di cuenta que mi vocación no iba por ese lado, como no encontré trabajo tuve que dedicarme a hacer otras cosas, así que decidí seguir estudiando una carrera universitaria.

¿Fue muy duro el cambio de vida?

Si, fue complicado porque tuve que trabajar en una casa particular y esos trabajos son muy poco valorados y el salario era muy bajo. Fue muy difícil de primera, pero después me adapté y como uno tiene una forma de vida tan distinta a lo que hay acá me tuve que avispar de alguna forma.

¿Qué fue lo que más te costó?

Que para el lado que uno se mueva se necesita plata y allá se puede ir caminando, es más fácil moverse dentro del campo que la ciudad. Acá es común perderse un rato en el metro o tomar un bus equivocado.

¿Qué piensas hacer cuando termines tu carrera?

Es difícil porque volver a la comunidad es muy importante, me gusta el campo, pero también tengo mis limitaciones ahí. Si quiero seguir avanzando en esto tendré que especializarme en alguna área vinculada a la comunidad porque es algo de lo que uno no se puede desarraigar nunca.

¿Quieres casarte, tener hijos?

Lo que venga, ahora casarse no sé, a lo mejor tener hijos. No me veo casada, además yo soy muy independiente, no hay nadie que me límite a hacer las cosas, tendría que ser una persona que tuviera mucha paciencia para estar conmigo.

¿Eres muy mañosa?

También tengo mi genio. La independencia yo creo que es un tema complicado para asumir cuando uno se quiere establecer con una pareja, no he pensado en eso.

¿Estás dispuesta a estar con alguien que no sea mapuche?

En esos casos uno nunca sabe de quien se puede enamorar, no sé si enamorar, pero con quien uno pueda entenderse mejor. Para mi, lo preferible, especialmente si voy a tener hijos, es que sea con un hombre mapuche.

¿No crees mucho en el amor?

Es complejo, es un complemento de varias cosas porque no se vive sólo de amor. Pasa por ideales, por la formación que uno pueda tener, cómo es uno como persona. Hay varias cosas que influyen y en ese sentido es un poco complicado.

¿Has tenido otras relaciones?

Si, pero nada importante.

¿Qué te parecen los comentarios sobre tu apariencia física?

Esos comentarios los dejo pasar, me lo tomo con bastante calma, tampoco me entusiasmo mucho. Pero yo soy igual que antes, no hay mayores cambios ahora que salgo en televisión porque mi trabajo son los presos y sólo me aboco a ellos.

¿Cómo te definirías?

Yo soy como me ven, soy en todas partes igual, no tengo pelos en la lengua, de repente digo más de la cuenta y me equivoco, pero no tengo problemas en pedir disculpas.

¿Cómo vives el día a día?

Mi vida diaria en este último tiempo se ha convertido en trabajar para los presos, a veces hasta 22 horas diarias viendo qué va a pasar con esta nueva huelga, pero en marzo retomé mis estudios de Derecho en la Universidad Bolivariana.

¿Qué haces los fines de semana?

Lo que pasa es que no he podido pensar en mi vida personal porque no me puedo desligar de lo que estoy haciendo en ningún momento, además estoy constantemente subiendo información de diversos temas que están pasando en las comunidades, trato de mantener el Facebook actualizado o estoy leyendo.

¿Quién te apoya económicamente?

Es súper complejo el tema económico, pero los recursos salen de pequeños aportes que nos llegan de diferentes lados y de algunas personas individuales que están apoyando con pasajes y cargas telefónicas. Es difícil porque de repente nos quedamos sin nada, a veces no tenemos para los pasajes y tenemos que hacer dedo.

¿Qué dice tu mamá acerca de todo lo que está pasando?

Ni yo, ni mi familia le hemos tomado el peso que esto lleva. Mi mamá está conmigo siempre y con mis hermanos también, pero el hecho de que estén presos la tiene bien complicada. Vivir de nuevo la huelga de hambre de uno de mis hermanos es bastante difícil para ella, pero está siempre apoyándonos en todas las decisiones que podamos tomar.

¿Tu papá también vivía en la comunidad?

Mi papá vivió con nosotros siempre y mi mamá también. Fueron ellos quienes nos criaron.

¿De qué falleció tu papá?

Fue una situación bastante compleja porque pasaron varias cosas, pero creo que fue de un paro cardiaco. Influyeron un montón de factores como el cansancio y la muerte del papá de mi cuñado.

Anúncios

Sobre União - Campo, Cidade e Floresta

Noticias das LUTAS DOS POVOS EMPOBRECIDOS - NO CAMPO, NA CIDADE E NA FLORESTA.
Esse post foi publicado em Direitos Humanos, Entrevistas, indigenas, Internacional, Luta Indigena. Bookmark o link permanente.

2 respostas para Natividad Llanquileo, la mujer aguerrida que no cree en el amor

  1. Newen Mapuche disse:

    UN TÍTULO DE LA NOTA-ENTREVISTA UN POCO “FARANDULERO”.
    PODRÍA SER UN TITULO O BAJADA DE TITUKLO UN POCO MÁS AJUSTADO A LO QUE REPRESENTA Y PLANTEA NATIVIDAD.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s