[COLOMBIA] CULMINÓ CUMBRE AGRARIA Y DECENAS DE MILES MARCHARON EN BOGOTÁ



Si el gobierno no escucha la voz del campesinado habrá paro agrario

Comunidades rurales marcharon en Bogotá para pedirle al Gobierno soluciones frente a temas como el acceso a la tierra y el libre comercio.

Sin acuerdos habrá paro agrario Al tiempo que la campaña presidencial enciende motores, Bogotá es el epicentro de una nueva movilización ciudadana. Se trata de lo que los convocantes han llamado la “Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular”, que ayer contó con cerca de 10 mil personas que marcharon para protestar por la situación que viven sus comunidades. La cumbre fue convocada por un grupo de organizaciones que muchas veces se han visto enfrentadas, pero hoy quieren extender lazos de unidad en esta coyuntura electoral.

Los promotores de la manifestación son 11 organizaciones, entre los que están Marcha Patriótica, el Congreso de los Pueblos, la Organización Nacional Indígena de Colombia, el Proceso de Comunidades Negras (PCN), la Mesa de Interlocución y Acuerdo (MIA) y el Coordinador Nacional Agrario (CNA).

La cumbre agraria se inició el pasado sábado. Trabajaron en ocho ejes temáticos y construyeron un pliego de peticiones unificado, en el que denunciaron el incumplimiento del Gobierno a los acuerdos a los que llegó en el pasado paro agrario. Sin embargo, el presidente Juan Manuel Santos sostuvo recientemente que de 183 compromisos adquiridos tras los paros, se han cumplido 70.
Por ejemplo, el propio Gobierno asegura que el sector cafetero ha recibido ayudas que no han sido vistas en ningún otro sector del agro y que ascienden a más de $1 billón desde octubre de 2012.

Al tiempo, se incluyeron reclamos sobre el acceso a la tierra, reforma agraria, respeto a la territorialidad y autodeterminación de los afros e indígenas; zonas de reserva campesina, consulta previa, protección a productores para enfrentar los tratados de libre comercio, restricciones a la actividad minera y petrolera, y un plan de choque en infraestructura.

“La paz es otro asunto importante. Debe haber escenarios donde tengamos posibilidad de poner las propuestas que hemos construido. Respaldamos los diálogos en La Habana (Cuba) entre el Gobierno y las Farc. Ponemos las propuestas en manos del Gobierno para que nos dé una respuesta. La cumbre ha tomado la determinación de que si no la hay, vendrá un paro (entre abril o mayo)”, explicó Roberto Daza, vocero de Coordinador Nacional Agrario.

El ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Rubén Darío Lizarralde, dijo a este diario que lo que hay detrás de la cumbre agraria es una intención política. Frente a los señalamientos de incumplimiento de los acuerdos, el titular de la cartera agropecuaria dijo que los compromisos a corto plazo se han cumplido y que los de mediano y largo plazos están en proceso, pero que los resultados no son inmediatos.

“En el gobierno de Santos el presupuesto del sector agroindustrial se ha venido incrementando (para 2014 será de $5 billones). En estos momentos tenemos un presupuesto que se está focalizando hacia la economía familiar campesina”, dijo el ministro.

Entre tanto, el presidente Santos dijo ayer que dio instrucciones a sus ministros para continuar dialogando con los representantes del agro y señaló que “el inventario del cumplimiento de compromisos es altamente positivo”.

La movilización campesina se da en momentos en que el Gobierno Santos promueve una nueva política agraria, que incluye el Pacto Agrario y una comisión de expertos (la anunciada Misión Rural) que emitirá una serie de recomendaciones para reformar el campo colombiano.

Esto sin contar que son días de fervor electoral, que el país está a poco más de un mes de la primera vuelta de las presidenciales y que al mismo tiempo marcha un proceso de paz con las Farc en La Habana, en el que el tema agrario es uno de los ejes fundamentales.

DECLARACIÓN POLÍTICA CUMBRE AGRARIA: CAMPESINA, ETNICA Y POPULAR

 18 Marzo 2014

IMG-20140317-WA0032.jpg

“Sembrabdo dignidad, labrando esperanza y cosechando país”

 

BOGOTÁ, MARZO 16 DE 2014.

 
 

Por convocatoria de la Mesa de Interlocución Agraria – MIA, la Marcha Patriótica, el Coordinador Nacional Agrario – CNA, el Congreso de los Pueblos, el Proceso de Comunidades Negras – PCN, la Mesa de Unidad Agraria – MUA, la Coalición de Movimientos y Organizaciones Sociales de Colombia – COMOSOC, la Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC, el Movimiento por la Constituyente Popular – MCP, Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria, FENSUAGRO, Asociación nacional de Zonas de Reserva Campesina – ANZORC y Asociación Campesina Popular- se realizó en la ciudad de Bogotá, del 15 al 17 de marzo, la Cumbra Agraria: campesina, étnica y popular. La Cumbre reunió a 30 mil personas provenientes de todas las regiones del país.

 

La Cumbre es un proceso que ha venido construyéndose a partir de los paros agrarios e indígenas del 2013, movilizaciones que cobraron la vida de 19 compañeros, otros 600 resultaron heridos y decenas fueron detenidos y encarcelados. El gobierno nacional se sentó a concertar una serie de pliegos y acuerdos en mesas de interlocución y negociación. La Cumbre nace porque después de esta “rebelión de las ruanas, los ponchos y bastones” que suscitó el más amplio respaldo nacional e internacional, el presidente Santos convocó a un Pacto Agrario con las élites agroindustriales y gremiales del campo, excluyendo con esto al movimiento agrario de las definiciones y medidas a adoptar en materia de política agraria nacional.

 

La Cumbre realizó un balance del incumplimiento del gobierno nacional ante los compromisos adquiridos, los pliegos y acuerdos firmados; avanzó en el proceso de unidad del movimiento agrario en Colombia y desde éste; definió una ruta unificada de la movilización y mecanismos para una negociación articulada y unitaria. La Cumbre definió los caminos para enfrentar conjuntamente las nefastas políticas neoliberales aplicadas por los gobiernos de turno y a sembrar dignidad, labrar esperanza y cosechar un nuevo país desde las iniciativas de las organizaciones campesinas, indígenas y afrodescendientes.

 

La Cumbre considera que mediante un ejercicio de soberanía, debemos ser los pueblos y las comunidades quienes ordenemos el territorio, definamos sus usos y las distintas maneras de habitarlo. Este ordenamiento territorial popular debe armonizar la conservación del medio ambiente con el aprovechamiento que de él hagan, las comunidades agrarias para su pervivencia.

 

Nuestras propuestas territoriales exigen el respeto de las figuras colectivas de gobierno propio y la defensa de los territorios de las comunidades campesinas, indígenas y afrocolombianas.

 

La reforma agraria integral sigue siendo para nosotros la solución estructural para los problemas de acceso a la tierra, formalización de la propiedad y desarrollo rural, con inversión social y políticas públicas.

 

En este propósito es preciso detener el modelo extractivista que concentra la propiedad de la tierra, la entrega a empresas multinacionales, acaba con la economía campesina y destruye la vida.

 

La Cumbre propone un modelo económico que garantice la pervivencia de los pueblos a través del fortalecimiento de las economías campesinas, indígena, afrodescendientes y de los sectores populares. La autonomía territorial es un factor determinante en la construcción de una política económica y de producción de alimentos soberana. Para tal fin se debe derogar la normatividad que permite el monopolio transnacional sobre las semillas y el conocimiento ancestral.

 
 

El acceso a la riqueza minero-energética conlleva al respeto por los bienes de la madre tierra, su explotación debe ser una decisión consultada a las comunidades y desarrollada como ejercicio de soberanía nacional.

 

El plantearnos una alternativa a los cultivos de coca, amapola y marihuana, nos llama a rechazar el prohibicionismo que admite tratamientos represivos, las fumigaciones indiscriminadas, la erradicación forzada y el encarcelamiento de los cultivadores como solución. Entendemos el reconocimiento de su uso tradicional, ancestral y los usos alternativos. Proponemos programas de sustitución autónoma, gradual y concertada, el impulso a los cultivos alternativos con garantías de comercialización.

 

Para el pueblo colombiano es imperativo conocer la verdad, complementarla con mecanismos de justicia y reparación; la memoria histórica es un aporte importante para avanzar hacia la no repetición.

 

Las garantías políticas incluyen la no criminalización y judicialización de la protesta social, el desmonte del fuero penal militar. Se debe permitir la participación amplia, efectiva y con carácter decisorio en las instancias de planeación y definición de la políticas de producción agropecuaria y de desarrollo rural, teniendo en cuenta las propuestas  construidas por las comunidades de manera autónoma.

 

Los pueblos tenemos derecho a la vida digna y a que se nos garanticen las condiciones materiales necesarias. Se debe apropiar un presupuesto especial para garantizar la financiación de las iniciativas territoriales, con mecanismos autónomos de ejecución.

 

 El Estado debe reconocer que muchas de las problemáticas que viven las ciudades son una consecuencia de la aplicación de modelos económicos y de despojo en el sector rural.

 

El impulso a las economías agrarias y populares tiene un soporte importante en el apoyo que reciba de los grandes centros poblados, es necesario adelantar pactos entre las grandes capitales y los municipios que le aportan los alimentos de la canasta familiar.

 

La solución política al conflicto social y armado sigue siendo un anhelo de la sociedad en la búsqueda de la paz con justicia social, por esa razón es fundamental y urgente, que se inicie un proceso de diálogo con las insurgencias del ELN y el EPL. Respaldamos los diálogos de La Habana entre el gobierno y las FARC. Resaltamos el papel que debemos jugar las organizaciones y procesos como movimiento social con voz propia. Los diálogos regionales son una herramienta importante para avanzar en la construcción de la agenda social y política por la paz. La Cumbre Agraria asume el impulso a un gran movimiento social que trabaje por la paz como condiciones de vida y exija garantías para la participación de la sociedad.

 

La Cumbre Agraria logró, por primera vez en la historia de los movimientos sociales del país, construir un pliego unitario de las organizaciones campesinas, indígenas y afrocolombianas. El pliego unitario representa las exigencias políticas, económicas, sociales, ambientales, culturales y territoriales de comunidades históricamente marginadas y excluidas, es un llamado de atención al gobierno nacional sobre la urgencia de atender estructuralmente a un mundo rural que reclama ser sujeto de derechos. La Cumbre propone también una mesa única de negociación, un escenario que permita cualificar el nivel de interlocución, evitar la dilación y dispersión gubernamental y lograr acuerdos ejecutables en el corto y mediano plazo. La unidad alcanzada hoy es también la unidad de acción, contamos ahora con una ruta de movilización social que haga exigibles y alcanzables los derechos negados. La Cumbre y sus propuestas son una apuesta definitiva por el logro de la paz. Una paz, que para ser estable y duradera requiere de ser construida desde abajo,  con nosotros y nosotras, una paz socialmente incluyente, basada en la verdad, la justicia, la efectiva participación política y la vigencia plena de los derechos humanos en los campos de Colombia. 

 

La Cumbre es parte transitoria de un proceso constituyente caminado de la mano de la Minga indígena, los congresos de los pueblos, consejos territoriales del pueblo, los procesos constituyentes por la paz con justicia social, los mecanismos de participación directa y la autonomía que a diario ejercen las comunidades del campo y la ciudad que reclaman ser reconocidas. El acuerdo político y social que edifique la paz deberá ser la parte culminante de este proceso constituyente. La posibilidad de un proceso de asamblea nacional constituyente está en el horizonte de reflexión de la sociedad colombiana en su conjunto. Estamos construyendo una ruta propia desde el movimiento popular para llegar a este momento. El camino hacia la paz, requiere, mientras tanto, de un decidido y vigoroso movimiento social por la paz, al cual convocamos a todos los sectores políticos y sociales del país. La paz incluyente no se construye con “acuerdos de élites y corbatas” que desconocen a los de poncho, a los de ruana, a los de azadón y machete, a los sujetos políticos y sociales del campo y sus propuestas. 

 

Ante el reiterado incumplimiento del gobierno nacional frente a la palabra y los compromisos adquiridos para levantar el paro agrario del año pasado, la decisión de la Cumbre Agraria: Campesina, Étnica y Popular es la de volver al paro nacional agrario, cuya hora cero dependerá de la respuesta gubernamental. La Cumbre extiende un plazo al gobierno hasta la primera semana de mayo.  A partir de este momento la Cumbre bajará a los resguardos indígenas y a las veredas de los territorios afros y campesinos, a las barriadas y organizaciones sociales de las ciudades, a los sindicatos, a organizar los comités de paro y a convocar a todos los sectores sociales y populares en conflicto para acordar una dinámica coordinada en perspectiva de bloque popular. 

 

Las propuestas del gobierno no son soluciones. El Pacto Agrario es una repartija más de recursos públicos con fines clientelares y electoreros. El gobierno nacional tiene la oportunidad histórica de solucionar la crisis estructural del campo a partir de nuestras propuestas recogidas en el pliego unitario, creemos en el diálogo social como la ruta para alcanzar la justicia social y la anhelada paz estable y duradera para Colombia. Nuestras propuestas están sobre la mesa, le queda la responsabilidad histórica al gobierno de atenderlas.

VOCES DESDE LA CUMBRE AGRARIA, ETNICA, INDIGENA Y POPULAR

“¡Es la hora de nosotros, es la hora de unirnos!”

Agencia Colombia Informa

 14 Marzo 2014 

 

4 voceros de la unidad de los movimientos campesinos, afros, indígenas y sectores populares, en donde participan convergencias sociales y políticas, anunciaron oficialmente a través de una rueda de prensa, que este fin de semana del 15 al 17 de marzo, se realizará la Cumbre Nacional Agraria Campesina, Étnica y Popular en la ciudad de Bogotá.

Ricardo Herrera, vocero del Coordinador Nacional Agrario (CNA), señaló que esta cumbre tiene varios propósitos: por un lado continuar en el proceso de unidad construyendo propuestas políticas y un pliego que recoja todas las aspiraciones de quienes confluyen en este espacio. Es algo que se viene construyendo desde septiembre de 2013, precisó.

Otro de los propósitos centrales es definir la fecha de nuevas movilizaciones y de paro para este año como respuesta a la falta de voluntad del gobierno de cumplir con los más de 150 acuerdos que firmó el año pasado con diferentes sectores que se movilizaron en el pasado paro.

Según Herrera, la cumbre tendrá dos momentos: uno en el cual 4 mil delegados de todo el país, pertenecientes a los distintos sectores sociales, analizarán las propuestas y tomarán decisiones sobre los aspectos ya señalados. Un segundo momento el día 17,   cuando estos delegados, en compañía de otras 20 mil personas realizarán una marcha desde el Coliseo El Campin hasta la Plaza de Bolívar. Allí se presentarán al país las conclusiones y definiciones de este evento.

Olga Lucia Quintero, vocera de la Mesa de Interlocución Agropecuaria (MIA), resaltó que otro motivo para la continuación de estas jornadas es que además de la poca voluntad del gobierno para solucionar los problemas del campo, está la represión que se ejerce sobre las distintas organizaciones que se movilizaron “durante los 5 meses de paro agrario campesino e indígena de 2013”. Recordó que “fueron asesinados 19 compañeros, que más de 600 personas salieron heridas y además hay cientos de personas que seguimos siendo amenazadas, encarceladas y estigmatizadas”.

De parte del Proceso de Comunidades Negras (PCN), habló José Santos Caicedo que se refirió al carácter democrático de la cumbre que viene organizándose desde el año pasado: “se han realizado 21 cumbres regionales y locales donde han participado ampliamente las comunidades para construir las propuestas que se traen a este evento nacional”. Resaltó igualmente que ha sido una construcción desde distintas miradas y con toda la diversidad que existe en la nación.

Estos voceros finalmente invitaron a todos los colombianos y en especial a los bogotanos a acompañarlos el 17 de marzo a las 2 pm en la Plaza de Bolívar, para hacer sentir la inconformidad, para apoyar a quienes producen más del 70% de la comida que llega a las ciudades, porque además se van a recoger en el pliego unitario los problemas que se viven en las urbes. Al respecto, Olga Lucia recalcó la necesidad de la unidad: “es la hora de nosotros, es la hora de unirnos, es la hora de lograr las soluciones dando un paso hacia adelante”.

 

 

_______________________________________________
diariodeurgencia mailing list
diariodeurgencia@listas.nodo50.org
http://listas.nodo50.org/cgi-bin/mailman/listinfo/diariodeurgencia

Sobre União - Campo, Cidade e Floresta

Noticias das LUTAS DOS POVOS EMPOBRECIDOS - NO CAMPO, NA CIDADE E NA FLORESTA.
Esse post foi publicado em Direitos Humanos, indigenas, Internacional, Luta Indigena, Luta no Campo. Bookmark o link permanente.

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s